Día a día con Dios

40 días Orando como Jesús

Semana 1 ¿Por qué Orar?

Porque Dios recibe y escucha la oración

“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”

(Mateo 6:13) 

Día 1. ¿Sabes con quien estás hablando?

Aconteció que mientras Jesús oraba aparte, estaban con él los discípulos; y les preguntó, diciendo: ¿Quién dice la gente que soy yo? (Lucas 9:18)

Al referirnos a la oración, son frecuentes las comparaciones con los medios de comunicación. “La oración es el teléfono del cielo”, dicen algunos. “Es una nota que mandamos a Dios”, comentan otros. Pero ¿Sabes con quien estás hablando? ¿Qué sabes sobre Dios, Aquel que está al otro lado de la línea, a quien confías tus inquietudes y deseos más íntimos? ¿Cómo puede ser tu vida transformada por sus respuestas?

En lo que se refiere a orar encontramos varias indicaciones en Mateo 6:5-15, donde Jesús enseña a sus discípulos el modelo de oración, más conocido como el Padrenuestro.

La Palabra de Dios es clara al explicar que el encuentro con Dios, a través de Jesucristo, puede transformar la vida. 

Alcanzados por Jesús, los que estaban condenados ahora pueden formar parte de la familia de Dios, el mueve recursos en las esferas espirituales a favor de los seres humanos ¡Qué gran Dios!

Entonces, para el creyente, el objetivo más importante de cada día es hacer la voluntad de Dios. ¿Y cómo conocerla si no es mediante la oración?


Acompáñanos en este viaje de 40 días, y es posible deducir que estás dispuesto a modificar o mejorar tu rutina de oración. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en Salmos 104


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús 

Semana 1 ¿Por qué Orar?

Porque Dios recibe y escucha la oración

“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”

(Mateo 6:13) 

Día 2. Siempre a tu lado

¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? (Romanos 8:31)

Después de la resurrección y ascensión de Jesús, la Biblia relata que los discípulos estaban reunidos en Jerusalén, esperando el cumplimiento de una promesa hecha por Jesús poco antes de subir al cielo (Hechos 1:8) 

Algunos escogen una relación de mero interés con Dios. Estas personas se acercan a Él porque creen que eso les permitiráalcanzar sus objetivos, mediante algún tipo de manipulación. No te engañes: eso es imposible. Al contrario, los hombres y las mujeres de fe se acercan al Señor para hacer la voluntad de Él. El cristiano adora a Dios por lo que Él es, y no por lo que puede hacer en su beneficio.

Para algunos es más fácil creer en el poder de la medicina, de la influencia, o del dinero que en Dios. No quiere decir que el Señor no pueda usar cada uno de esos recursos para bendecir a sus hijos. Pueden ser instrumentos del poder divino, pero nunca serán la fuente misma del poder.

Dios es bueno y poderoso, y lo más importante, SIEMPRE está al lado de sus hijos.

Todo lo que necesitamos para tener una vida plena y alegre ya ha sido preparado por El. Solo hay que pedirlo.


¿Y ahora?

La relación de los discípulos ante la promesa del poder hecha por Jesús fue reunirse y orar  (Hechos 1:14). Oraron hasta que el Espíritu Santo fue derramado sobre ellos. Habían sido testigos oculares de la manifestación del poder de Dios, y estaban ansiosos por experimentarlo en sus vidas.

¿Y tú? ¿Con que grado de ansiedad esperas el poder de Dios en tu vida? Recuerda que nada de lo que pidas será demasiado grande para Dios.


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en Romanos 8:31


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 1 ¿Por qué Orar?

Porque Dios recibe y escucha la oración

“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”

(Mateo 6:13) 

Día. 3 Señor del Reino

Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy (Juan 13:13)

La única palabra que se repite en todo el Padrenuestro es “reino”. Jesús la usa al comienzo y al final de la oración. En ambos casos, lo hace para dejar claro que nuestro Dios posee autoridad y dominio sobre un reino. Es el Señor de su propio reino.

El vocablo “Señor” estáasociado al concepto de autoridad. Llamar a una persona “señor” o “señora”, además de ser respetuoso, indica un reconocimiento de la autoridad conquistada por la edad. Al llamar “Señor” a Dios, estamos indicando que aceptamos su autoridad. Pero ¿la reconocemos de verdad?

Cuando un siervo se somete a la voluntad del Señor en oración, Dios mismo abre sus ojos y cambia sus valores, principios e intenciones. Infinitamente más importante que luchar para que Dios atienda íntegramente nuestras peticiones es permitir que El moldee las oraciones a la luz de su voluntad.


¿Y ahora?

La pregunta es inevitable: ¿Quiénes el Señor de tu vida? ¿A quién le rindes cuentas de tus actos? A nadie le gusta justificar sus acciones, sea por el recelo de queda expuesto y humillado o por no querer someterse a nadie. Pero Dios no es así. Él no nos humilla; nos levanta. No nos oprime; nos libera.

Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en Juan 13:13


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 1 ¿Por qué Orar?

Porque Dios recibe y escucha la oración

 

“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”

(Mateo 6:13) 

Día 4. Sobre todo

A fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. (Efesios 1:12)

Una de las palabras más difíciles de definir en la Biblia es “gloria” ¿Qué significa realmente?

En Historia, generalmente llamamos “periodo de gloria” de un imperio a la época de mayor poder, expansión, prosperidad e influencia. Una personalidad pública tiene su momento de gloria cuando obtiene su mayor notoriedad.

Pero ¿Qué significa la gloria de Dios? La gloria de Dios está ligada a su majestad. Dios no es el comandante de un reino cualquiera; El posee el más poderoso, más próspero, mas grandioso; en fin, el reino más majestuoso. 

La Biblia enseña que Dios “habita entre las alabanzas” (Salmos 22:3), y la oración debe reflejar esa verdad. Por más que la alabanza se acompañe normalmente de música, no es solo eso; también muestra los momentos de intimidad con el Padre. Las alabanzas por la majestad de Dios, por su poder, gracia y misericordia deben ser parte integral de nuestra vida de oración.


¿Y ahora?

La Biblia afirma que todos nuestros días ya son conocidos por Dios (Salmos 139:16) Él tiene un plan para cada uno, y no es un plan cualquiera. Ora a Dios pidiéndole que revista de gloria cada aspecto de tu vida y de la de aquellos que están a tu alrededor. No de gloria humana y pasajera, sino de la que proviene de ser conocido y utilizado por Dios para su gloria.


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en Salmos 22:3


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 1 ¿Por qué Orar?

Porque Dios recibe y escucha la oración

“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”

(Mateo 6:13) 

Día 5. Él ya está ahí

Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. (Juan 8:58)

Dios no se olvida de lo que nos prometió. No nos deja frustrados por no acordarse de lo que dijo ayer. Y esto no se debe a una memoria prodigiosa, sino a su naturaleza eterna. La Biblia afirma que “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8)

Quizás hayamos olvidado las promesas que Dios nos hizo durante nuestra vida, pero Él no las olvida. Dios no solo conoce el futuro. En realidad, ya está allí. Cada promesa que nos ha hecho será firmemente cumplida. Puede tardar una semana o una década, pero Él la cumplirá. 


¿Y ahora?

Cuando oramos, Dios permite que vislumbremos sus sueños para nuestro futuro. La oración no es solo el acto de hablar con Dios, sino también de escucharlo. Los planes de Dios para nosotros ya incluían a nuestros padres y se extienden a todo lo largo de nuestra vida. ¿Sabes cuáles son esos planes? ¿Por qué no le haces esa simple pregunta a Dios? Deja que El habrá tus ojos como lo hizo con Gedeón, y permítele que te use para cambiar tu realidad.


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en Hebreos 13:8


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 1 ¿Por qué Orar?

Porque Dios recibe y escucha la oración

“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”

(Mateo 6:13) 

Día 6. Santo, Santo, Santo

Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. (1 Pedro 1:16)

Dios es bueno. Es poderoso. Reina sobre nosotros con gloria y majestad. Y también es Santo.

La Biblia habla frecuentemente de la santidad de Dios, Salmos 78:41; 99:9; Isaías 6:3; 47:4;  Lucas 1:49. El Padrenuestro declara “Santificado sea tu nombre”

El camino a la santidad pasa inicialmente por un sentimiento de rechazo total al pecado (no al pecado de los demás, lo cual podría llevar a actitudes de prejuicio, sino a los propios); y después, pasa por una entrega completa a Cristo, para que Él nos separe del pecado. Este proceso, al que la Biblia llama santificación, debe suceder diariamente en la vida del creyente. Cuando se permite la actuación del Espíritu Santo, El comienza a identificar y a ocuparse de los pecados que están obstaculizando la comunión plena con el Padre. La liberación de cada pecado vuelve más santo al cristiano, o sea, más alejado del pecado y más separado para Dios.


¿Y ahora?

¿Quieres ser moldeado? Frecuentemente, la santificación exigirá la entrega de áreas sensibles de la vida para que Dios las trate; la confesión de los pecados más íntimos. Eso asusta. Pero la Biblia promete que el Espíritu Santo nos ayudará incluso a enfrentar el miedo de abrirnos a Dios. Solo es necesario un paso de fe, y pedirle ayuda (Salmos 37:5)


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en 1 Pedro 1:16


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 1 ¿Por qué Orar?

Porque Dios recibe y escucha la oración

“Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”

(Mateo 6:13) 

Día 7. ¡El es diferente!

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)

Dios es amoroso, y esa característica es la que marca la mayor diferencia. Cuando oras, tus peticiones suben a los cielos y llegan al Todopoderoso. Recibe distintos nombres en la Biblia, sin embargo, Jesús nos enseña a llamar “padre” a esa divinidad poderosa y temible. “Padre nuestro que estas en los cielos” (Mateo 6:9) es el comienzo de esta oración, la más repetida de todas, modelo para todos los cristianos.

Cada vez que oramos Él nos escucha. No importa si estamos orando por una cura milagrosa o pidiendo solamente una opinión sobre la ropa que vestimos. El siempre está atento a nuestra voz.


¿Y ahora?

El poder de Dios que nos capacita, su gloria que brilla en nosotros, su santidad que nos incentiva para que seamos cada día más santos, y finalmente, el Padre amoroso que está listo para bendecirnos. Cada aspecto de Dios produce un cambio en el hombre, para que los hijos sean cada vez más parecidos al Padre en la forma de pensar y actuar. Jesús comenzó y terminó el Padrenuestro alabando a Dios. Haz lo mismo ahora. Antes de pedir algo, dile que quieres que su reino venga sobre ti, y no termines tu oración sin alabarlo por su majestad, santidad y poder.


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en Mateo 6:9-15.


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 2 ¿Cómo Orar?

¡Alcanza la intimidad con Dios!

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mateo 6:6)

Día 8. Confianza e Intimidad

Mas Jesús, llamándolos, dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. (Lucas 18:16)

Con frecuencia acudimos a Dios con temor de su reacción. Intentamos escoger palabras que le agraden o incluso buscar a alguien que hable en nuestro lugar. La santidad de Dios exige, si, que seamos respetuosos. El temor a Dios es algo que falta en nuestro entorno, y nuestra vida sería mucho mejor si aprendiésemos de nuevo a temerlo. 

Jesús sorprendía a sus oyentes cuando se refería a Dios como Abba (Marcos 14:36), que significa “padre”, pero en un sentido mucho más íntimo, como si fuese “papá”. Esa es la relación que él quiere tener con nosotros, como afirma el apóstol Pablo (Romanos 8:15)

Muchas veces, la oración del Padrenuestro se vuelve tan formal, tan conocida, que nos olvidamos de que Dios es realmente nuestro Padre.


¿Y ahora?

Lee Hebreos 4:16. Ese pasaje habla de Jesús: la manera en que vivió, las tentaciones que sufrió en la tierra y cómo se mantuvo sin pecado. Jesús nos garantiza el acceso a la sala del trono de Dios.


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en Juan 1:12,13.


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 2 ¿Cómo Orar?

¡Alcanza la intimidad con Dios!

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mateo 6:6) 

Día 9. En busca de Dios

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. (Juan 16:33)

¿Qué buscan realmente las personas en la relación con Dios? ¿Esperan que Él les garantice felicidad, bienestar o comodidades? ¿Quieren ser protegidos de relaciones difíciles, traiciones o de la insensibilidad de los demás?

Jesús no hizo, en ningún momento, ninguna promesa de ese tipo. Al contrario, advirtió exactamente lo opuesto. Juan 16:33

Jesús enseña que la relación ideal con el Padre no debe limitarse a buscarlo después de que todos nuestros otros deseos se han frustrado, como si fuese la última opción para alcanzar algún objetivo. Cristo quiere que conozcas a Dios y que disfrutes de satisfacción diaria con El.


¿Y ahora?

Hoy, puedes comenzar a vivir una nueva dimensión en tu relación con Dios. Puedes empezar cada día pidiendo discernimiento y sabiduría. Entre el almuerzo y el comienzo de la tarde puedes pedirle a Dios que te muestre donde será necesario que te reposiciones. Por la noche, puedes repasar el día con Dios, pidiéndole perdón por lo que sea necesario, dándole gracias por las bendiciones y las liberaciones. Puedes también hablar con El sobre lo que te preocupa y te afecta.


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en Filipenses 4:6,7.


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 2 ¿Cómo Orar?

¡Alcanza la intimidad con Dios!

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mateo 6:6)  

Día 10. De la manera correcta

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. (Mateo 6:33)

En su relación con Dios, el creyente puede tener siempre la certeza de que sus necesidades más básicas siempre le serán provistas si está comprometido con los valores del reino. Jesús no dijo que las cosas materiales no serían importantes o que no valía la pena pedirlas en oración. Solo afirmo que no deberían estar en primer lugar. El primer objetivo debe ser el reino de Dios. Es necesario que, primero, se complete ese requisito, y luego, se abren las puertas. Entonces sí, todas las demás cosas serán añadidas. 

Seamos más claros: si estas cumpliendo la voluntad de Dios, todo será más fácil. Tus necesidades y tus motivos de oración estarán más en sintonía con lo que Él ha planeado para tu vida. Sabemos que Dios tiene un plan para cada uno y que su voluntad es que se cumpla integralmente en nosotros.


¿Y ahora?

Separa un tiempo para meditar sobre las oraciones que has dirigido a Dios. Medita en los versículos que hemos mencionado y somete tu lista de oración a los criterios que la Biblia establece.


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea.

Medita hoy en Salmos 37:4 y Mateo 7:7,8.


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 2 ¿Cómo Orar?

¡Alcanza la intimidad con Dios!

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mateo 6:6)   

Día 11. Con el corazón

Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. (Mateo 6:21)

Sin darse cuenta mucha gente recita el Padrenuestro por tradición, como una mera formalidad; es lo que han visto y oído toda la vida. Las palabras se emiten de forma automática. Los labios se mueven, pero sus dueños ni siquiera piensan en lo que están diciendo. A partir de ese molde del Padre nuestro, los discípulos debían reconocer la importancia de dirigirse a Dios como un padre, de modo que la conversación no fuera solamente una formalidad o un ritual. El Padrenuestro es, por tanto, una invitación a una relación directa, afectuosa e íntima.

Jesús ensena a orar de modo que puedas comunicarte íntimamente con el Padre. Durante su ministerio terrenal, Padre e Hijo estaban en constante comunicación. Antes de cada acontecimiento, Jesús oraba; las grandes victorias que experimentó fueron siempre precedidas de mucha oración. Considera lo siguiente:

· Antes de iniciar su ministerio oró40 días.

· Antes de multiplicar los peces oró en el desierto.

· Antes de sanar enfermos, oró en el monte.

· Antes de escoger a los doce discípulos, oró una noche entera.


¿Y ahora?

¿Has invertido tiempo en orar? ¿Cómo has orado? ¿Cuáles tu forma más directa de hablar con el Padre? Dirígete ahora a Él y confiésale tus debilidades en esta área. Pídele ayuda para que puedas establecer una rutina de oración intensa y saludable.


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea. Medita hoy Mateo 6:21


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús

Semana 2 ¿Cómo Orar?

¡Alcanza la intimidad con Dios!

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mateo 6:6)    

Día 12. Ideas distorsionadas

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan? (Mateo 7:11)

Cuando oras Padrenuestro, ¿Qué ideas o recuerdos te vienen a la mente?

Para que te relaciones con el Padre celestial, es necesario pedir que Dios elimine todas las distorsiones. Confundir las cosas, asociando la figura divina con la paterna, es solo una de las tantas trampas que pueden estar presentes en la relación entre el hombre y Dios.

Muchas veces, las distorsiones de la imagen que las personas tiene del Señor las llevan a recrear a Dios para transformarlo en alguien que siempre las ayudará a sentirse bien; una motivación muy egoísta. 


¿Y ahora?

Pídele a Dios que te revele las distorsiones que hay en tu concepto de Él, cuales son los artificios utilizados para encubrir la vergüenza de ser imperfecto, cual es el origen de tus sueños y las verdaderas intenciones de tus peticiones. Compara siempre tus impresiones sobre Dios con lo que expresan las Escrituras. Escribe esas impresiones y pídele a al Señor que te purifique. Serás una nueva persona.


Continúa con nosotros en este viaje de 40 días. En definitiva es Dios quien está al otro lado de la línea. Medita hoy Mateo 7:9-11.


Fuente: Día a Día con Dios. 40 Días orando como Jesús